sábado, 15 de agosto de 2009

La Peste Negra: Consecuencias demográficas y económicas

-
En la Europa de comienzos del siglo XIV hay una fuerte recesión poblacional que es muy difícil de cuantificar a causa de la escasez y disparidad de las cifras existentes, pero que sin embargo resulta muy evidente. Aunque las fuentes coetáneas culpan básicamente de esta quiebra a la terrible Peste Negra, lo cierto es que la recesión había comenzado ya hacia el año 1317, a partir del que se suceden años de malas cosechas y hambrunas. Unos veranos muy lluviosos y cálidos, a los que se les unieron diversas plagas, fueron seguidos de inviernos fríos que agotaron las existencias y obligaron a los agricultores a hacer uso de los cereales que debían ser usados como semilla al año siguiente, prolongando así la falta de cosecha. Las fuentes nos hablan también de terremotos y, sobre todo, del comienzo de una larga guerra que iba a durar cien años, superponiéndose y agravando todas las demás desgracias.

La Peste Negra viene a ser el paradigma de todas las demás adversidades y responsable de una enorme mortalidad a la que ayudan las sombrías condiciones del entorno. Esta mortalidad no tuvo un reparto uniforme, como es lógico, sino que se cebó más en las zonas con alta densidad de población y en aquellas a las que las hambrunas afectaban con más intensidad, como eran las zonas urbanas. Sin embargo, a medida que las urbes se iban despoblando y las mejores fincas de los valles quedaban sin dueño, familias provenientes de zonas más pobres migraban y tomaban posesión de ellas abandonando las zonas rurales y agrícolamente menos favorecidas. Estos movimientos poblacionales hicieron que, a pesar de la mayor mortalidad habida en las zonas urbanas y en las zonas fértiles de los valles, la despoblación acabara siendo superior en las zonas de montaña donde la despoblación fue casi total y los campos quedaron yermos. Consecuencia inmediata del abandono de la agricultura en esas zonas fue el aumento del hambre.

La importancia de la Peste Negra en la despoblación de muchas zonas rurales es discutida por muchos autores, si bien estudios recientes ponen de manifiesto que las consecuencias más importantes de la gran crisis agraria (abandono de las granjas y disminución de las rentas) fueron el resultado de la Peste. En Alemania, fue la Peste la que ocasionó que en algunos lugares entre 1348 y 1352, el 66% de las explotaciones agrícolas hubiesen perdido a sus antiguos dueños y que sólo el 17% mantuviesen el mismo. Parece fuera de toda duda que sólo la Peste de los años 1348 y 1349 ha podido provocar tales cambios. Sin embargo, junto a los efectos directos de la epidemia, hay que valorar también los indirectos.

La gran mortalidad suponía, al mismo tiempo, una desorganización de las administraciones encargadas del orden, que junto a la falta de medios materiales y humanos permitía el crecimiento imparable de la delincuencia, siempre estimulada además por el hambre y la miseria. A estas condiciones de inestabilidad se unía también la falta de obreros y artesanos que abandonaban a sus señores en busca de unos salarios más altos en el mercado libre de la ciudad. La ocupación de fincas abandonadas y la enorme subida de salarios supusieron una cierta igualación social, poniendo en riesgo la propia supervivencia del sistema feudal que, a partir de aquí, inicia su decadencia.
Los siguientes datos estimados de la población europea de esos años nos permite figurarnos la magnitud del desastre:

Año 1000 -> 38 millones
Año 1100 -> 48 millones
Año 1200 -> 59 millones
Año 1300 -> 70 millones
Año 1347 -> 75 millones
Año 1352 -> 50 millones

Como resumen se puede decir que la Europa de la segunda mitad del siglo XIV sufrió una fuerte recesión social y económica de la que tardaría mucho en recuperarse. El saber en qué medida fue responsable la propia Peste y no otros factores paralelos es asunto en discusión pero, hoy por hoy, todos los historiadores aceptan que la Peste Negra tuvo una importancia enorme y fue responsable en gran parte de esa profunda crisis económica y social que afectó a la Europa de finales de la Edad Media.

Se piensa que la peste negra ha causado la muerte a unos 200 millones de personas en el mundo entero en los últimos 1.500 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada